Historia de la Red de Ciclovías Recreativas de las Américas

El sábado 13 de Noviembre del año 2005, la Primera Conferencia Internacional sobre Ciclovías Recreativas fue organizada en la ciudad de Bogotá, Colombia, como una iniciativa conjunta de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la comunidad de promotores de la movilidad no motorizada y el desarrollo urbano sustentable.

La idea era reunir a la mayor cantidad posible de organizaciones de la sociedad civil, así como instituciones municipales, estatales e internacionales de todo el continente, para fomentar el intercambio de experiencias y facilitar el desarrollo de nuevas Ciclovías Recreativas o la expansión de los programas existentes.

Para aquella fecha, ya varias ciudades del continente americano habían conocido la tremendamente exitosa e impactante experiencia de la Ciclovía de Bogotá, que todavía atrae al menos 500,000 participantes cada domingo del año. Siguiendo los pasos de la capital colombiana, cerca de 30 ciudades del continente habían adaptado el concepto de la Ciclovía Recreativa a sus propias comunidades, habilitando temporalmente, uno o más días a la semana, parte de la malla vial para devolvérsela a las personas, la vida familiar y la convivencia ciudadana.

El Encuentro de Bogotá resultó en la firma de la Declaración de Bogotá por 16 institutos promotores de Ciclovías Recreativas en el continente americano: nació la Red de Ciclovías Unidas de las Américas, que sería renombrada cuatro años más tarde Red de Ciclovías Recreativas de las Américas.

Una epidemia saludable

El año 2009 fue marcado por el crecimiento rápido y exponencial de las Ciclovías Recreativas en el continente americano. Con menos de 40 ciudades desarrollándolas en el 2008, el número de iniciativas incrementó de más de un 150% entre 2009 y 2011, contabilizando al final de este periodo 33 programas de Ciclovías Recreativas semanales y 108 eventos en total.

Desde los años noventa, la epidemia global de obesidad y otras enfermedades crónicas se ha vuelto una de las primeras preocupaciones del sector salud, con índices de obesidad alcanzando actualmente entre el 15 y 26% de la población de América latina y el 33% de los habitantes de Estados Unidos.

La Ciclovía Recreativa es una respuesta masiva y eficiente a la crisis mundial de salud pública; contribuye no solo a revertir la tendencia de obesidad actual en el largo plazo, sino también a generar una conciencia pública respecto a otras crisis contemporáneas como el cambio climático y el peligroso deterioro de la calidad del espacio público, en los cuales la crisis de salud está profundamente arraigada.

Si bien las Ciclovías Recreativas solo permiten transformar el paisaje urbano y social de la ciudad por algunas horas a la semana, han demostrado en los últimos años que los cambios estructurales pueden ser fomentados mediante una política voluntarista y audaz.

Más de 100 ciudades en el mundo ya han aprovechado el inmenso potencial de la Ciclovía Recreativa. ¡Hagámoslas cada día más numerosas!

Creación de la Red de Ciclovías Unidas de las Américas (Actual Red de Ciclovías Recreativas de las Américas)

Bogotá, Colombia, 13 de noviembre de 2005

Los abajo firmantes, promotores de ciclovías y ciclopaseos en diversas ciudades de las Américas, congregados en Bogotá, Colombia, el 13 de noviembre del 2005, declaramos:

1. Observamos que el desarrollo de la mayoría de las ciudades en las Américas ha estado marcado por el crecimiento de las infraestructuras destinadas a la movilidad y el transporte sin reflejar la importancia en estas del flujo de peatones, ciclistas y discapacitados. Como consecuencia, enfrentamos entre otros, altos niveles de accidentalidad en las calles, deterioro de la calidad del espacio público, contaminación auditiva y del aire. De otra parte registramos una dramática disminución de la actividad física en los ciudadanos y una peligrosa reducción de la interacción y cohesión social.

2. Consideramos que es necesario fomentar desde las instituciones públicas y privadas, políticas enfocadas a la planeación y construcción de ciudades sostenibles, humanas y saludables a través de la promoción de la movilidad no motorizada, el desarrollo de sistemas de transporte público eficientes y no contaminantes, la defensa de los espacios públicos, la promoción de la actividad física, la recreación y la realización de programas que promuevan y protejan la interacción y cohesión social.

3. Saludamos las iniciativas ciudadanas de uso temporal de vías destinadas al tránsito motorizado para el uso de caminantes, ciclistas, patinadores y personas con capacidad reducida de movimiento, de todas las edades, sexo y condición social. Igualmente, consideramos un avance positivo, el establecimiento de sistemas permanentes de ciclovías y transporte alternativos, como son el caso de las ciudades de Rio de Janeiro, Bogotá y Chacao. Todas estas iniciativas generan importantes beneficios de salud, económicos, sociales, ambientales y urbanísticos;

4. Apreciamos que las actuales ciclovías y ciclopaseos gozan de una gran acogida y apoyo popular. En promedio 2,400,000 ciudadanos de las Américas se benefician de ellas y salen a las calles cada domingo y días feriados. Estas iniciativas, sin embargo, pueden mejorar y crecer en toda la región si se promueven medidas como: mayor participación ciudadana en su gestión e incremento de usuarios, mejoramiento de las condiciones físicas, técnicas y de servicios de las ciclovías y la ampliación de las mismas en cada ciudad;

5. Consideramos necesario realizar campañas en los medios masivos de comunicación para promover las ventajas individuales y colectivas de la recuperación del espacio público, el transporte colectivo de calidad, el uso de la bicicleta y actividades recreativas;

6. Por las razones anteriores, nos hemos constituido en un grupo de trabajo y creado la RED DE CICLOVIAS UNIDAS DE LAS AMERICAS, como una asociación de entidades y personalidades, públicas como privadas, que han apoyado la creación de ciclovías en sus municipios o ciudades y que se encuentran interesadas en el intercambio de información y apoyo mutuo con el fin de fortalecer las ciclovías y ciclopaseos en las Americas.